Skip to main content

Varidad y tipos de exhibidores de cartón

Es indudable que hoy día la guerra entre marcas y productos, especialmente los de consumo masivo, es más fuerte que nunca, y eso provoca que vender nuestros productos también sea más difícil, pues para empezar debemos lograr llamar la atención del comprador y hacerlo desde los anaqueles, la línea de fuego, donde las marcas y los envases se mezclan entre si dejando poco lugar a que el comprador note las virtudes de un producto.

Es por eso que los exhibidores de cartón se han transformado en una alternativa de bajo costo y que permite hacer que nuestros productos resalten por entre la mayoría. Los exhibidores (como su mismo nombre lo indica) cumplen la doble función de atraer al comprador y mostrar el producto resaltando sus bondades.

Claro que no en todas las locaciones se puede usar el mismo tipo de exhibidor primero por cuestión de espacio y segundo por el tipo de negocio y ocasión, es por eso que los exhibidores se pueden dividir en dos tipos:

Exhibidores de Mostrador

Estos exhibidores son pequeños, ideales para tiendas de barrio o mini-mercados donde el espacio no es abundante y debe optimizarse. Como su nombre lo indica están diseñados para ponerse sobre un mostrador y tener una pequeña cantidad de producto que se puede ir cambiando conforme se vaya vendiendo y/o actualizando.

Exhibidores de Piso

Estos, evidentemente, de mucho mayor tamaño y permiten tener una mayor cantidad de producto en sí mismos. Este tipo de exhibidores se utilizan más comúnmente en centros comerciales y supermercados debido a la disponibilidad de espacio, incluso hay exhibidores de este tipo que pueden ser de gran tamaño (modulares) y crear una experiencia inmersiva en el visitante.

El detalle importante de estos exhibidores es que son de bajo costo y además fáciles de armar (aunque existe la posibilidad de que se envíen armados e incluso con el producto montado si el cliente lo desea de esta manera).

En conclusión los exhibidores de cartón son, no sólo una solución para promover un producto, sin parte crítica de cualquier mezcla de marketing o campaña de mercadeo que se quiera hacer en pleno siglo XXI.