Skip to main content

La importancia del grosor en los divisores de los exhibidores de cartón

Sin duda alguna hemos visto exhibidores de cartón mostrando diversos productos en las tiendas, desde cajas de chocolates hasta botellas de vino pasando por productos de uso diario como desodorantes y también refrescos.

Evidentemente esta es la utilidad que tienen y para eso se diseñaron (claro incluyendo su facilidad de armado de forma que las o los impulsadores puedan encargarse de eso) pero también entran en juego otros factores como los estudios de resistencia estructural que se hacen para estar seguros de que el exhibidor mantendrá su forma a pesar de los objetos que se adicionen.

Y es justo aquí donde entran a jugar la palabra “grosor” en uno de los elementos críticos de los exhibidores de cartón: los divisores. Estos son los elementos horizontales sobre los que se ponen los productos, y como bien sabemos, no es lo mismo un desodorante que una cajita de pasitas o una botella de bebida. Por tanto los divisores tampoco pueden ser iguales.

¿Qué hacer entonces? Bueno, en la industria de los cartones se maneja un término conocido como “ondulaciones”  las cuales además de definir la resistencia del divisor también definen el grosor del divisor y la cantidad de peso que puede soportar sobre sí mismo.

En algunos casos sea el cliente o el fabricante prefieren elegir el grosor exacto del cartón que usarán según su necesidad y el tipo de exhibidor que se usará, otros, especialmente los fabricantes prefieren estandarizar y usar un grosor “universal” que sea capaz de resistir cualquier peso que se ponga y así mejorar en precios al cliente y permitir que este pueda variar el tipo de producto que promocionará.

En próximas entradas comentaremos más respecto de tipos de cartón y grosores que se utilizan para crear exhibidores de cartón.