Skip to main content

Exhibidores POP: ¿Solo para vender o tambíen para eventos?

Hasta este punto nos hemos concentrado únicamente en los exhibidores POP como herramientas de venta, sin embargo también debemos tener claro que pueden ayudar de otras formas a nuestra labor de mercadeo en general.

Ciertamente toda marca acude con relativa frecuencia a convenciones, eventos de presentación de marcas, conciertos y otros eventos que implican el mostrar sus productos no tanto con el afán de ventas sino con el afán de hacerlos presentes. Los exhibidores juegan un papel crítico en este sentido pues permiten no solo colocar el producto para que los visitantes lo vean sino también para llamar la atención.

La utilidad de los exhibidores POP también recae en el hecho de que, por su facilidad de armado y traslado y dependiendo de su tamaño, el espacio que ocupen, hacen muy práctico su montaje en hoteles, salones de convenciones o incluso en exteriores  (no olvidemos que hay marcas que patrocinan eventos al aire libre o bien no pueden colocar exhibidores o producto como tal, en las instalaciones donde el evento se lleva a cabo) permitiendo que la marca tenga su presencia no solo asegurada sino también con facilidad para montar y desmontar.

Y aquí entra en juego otro punto primordial y es que el bajo costo de los exhibidores permite que puedan hacerse ex-profeso para el evento sin que por ello represente una gran inversión para la marca pudiendo no hacer solo uno, sino varios, así sea solo para usarlos una única vez.

Recordemos que el ideal de un exhibidor POP es, como su nombre lo indica (Point of Sale o punto de venta) es poner el producto a la mano y en la mano del cliente, por eso, debemos tenerlo presente para cualquier ocasión donde nuestros productos y nuestra marcan tengan que resaltar sobre las demás.