Skip to main content

Evocación y persuasión: manejo del subconsciente para mayores ventas.

Muchas empresas apuestan por ser exclusivas y originales, además de transmitir experiencias diferentes y positivas a los clientes a través del manejo estratégico del visual merchandising y el marketing digital en los diferentes productos que venden, por lo que su objetivo se centra en que el comprador se vaya satisfecho, con un buen recuerdo de la compra; no obstante, los hábitos de consumo son complejos al variar los gustos de los compradores, lo que para unos puede ser relajante, para otros puede resultar aburrido, además, factores como la edad, el contexto socio-histórico pueden influir, por lo que es recomendable identificar algunos códigos culturales en el público al que se debe acercar en función del proceso de venta a través de la decoración corporativa.

Los sentidos y el subconsciente

Elementos visuales y de diseño influyen en las acciones del comprador, por ejemplo, empresas como Coca-cola ofrecen productos a través del concepto de familia en el que se da a entender que el refresco propicia la unión familiar mediante la publicidad que contiene elementos que se adhieren al subconsciente y generan la idea  antes mencionada; por ende, a través de los cinco sentidos un mensaje adquiere un significado determinado en la mente de las personas.

Los sentidos y el consumo

La vista: El 90% de la información que percibe nuestro cerebro es visual, por lo que este sentido puede impresionar de manera contundente a la mente; en este sentido la ubicación de los productos en los establecimientos debe ser estratégica, puesto que la mente comprende mejor lo que se recuerda; además puede propiciar ventas cruzadas e incrementar el negocio.

Oído: Se pueden crear herramientas muy útiles que capten el interés del comprador a través de este sentido, pues ayuda a recrear la imagen del punto de venta de un producto, así como la identidad y marca del mismo; también puede tener influencia en el estado de ánimo de las personas, por ejemplo en un gimnasio se pone música motivadora para que las personas tengas una estancia positiva.

Gusto: Por el sabor se caracteriza un producto, ya que si un alimento nos gusta o no, es seguro que lo recordaremos más fácilmente, además, el nivel de retención es mucho mayor que el que ofrecen otros sentidos, aunque hay que considerar que se limita a productos como alimentos, bebidas, medicamentos, pastas dentales etc.

Tacto: Favorece la identidad de la marca , ya que además de ver, nos permite tocar el producto, independientemente del material del que esté hecho, por ejemplo productos como cajas de cartón o exhibidores pop display  cuya calidad se puede distinguir si se hace partícipe al cliente de la calidad del producto. La importancia del tacto ha crecido para las empresas  debido a la demanda del mercado, por lo que buscan materiales y formas que respondan a las exigencias táctiles de los consumidores.

Olfato: El uso de aromas permite crear olores personificados, por lo que vuelve más fácil la identificación de un producto o marca, a través de la transmisión de comodidad y seguridad, por lo que un aroma adecuando en un punto de venta aumenta la predisposición a comprar en un 20%.

En conclusión, una buena estrategia de marketing es aquella que envuelve los sentidos y genera un mensaje en el subconsciente del comprador y de esta forma convencerlo a que regrese y siga consumiendo. En el mundo del cartón es importante combinar estas estrategias puesto que es una industria en constante dinamismo y adaptación a nuevas tecnologías que permitan combinar los sentidos en el subconsciente.