Skip to main content

Subcultura de anuncios. Señales que diferencian un producto de otro.

Una vez que se diseña una campaña de marketing, que además se ha observado a detalle cada aspecto del ambiente en el que se venderá un producto, como en espacios de decoración corporativa, en el exterior con un vehículo rotulado, espectaculares, así como el interior de un establecimiento; el siguiente paso que sigue consiste en cuidar los detalles del producto que se desea vender, como tamaño, color, sabor (en caso de alimentos), así como el precio, logrando generar empatía o emociones que se queden en la mente del cliente y de esta forma optimizar las ventas.

El empaque (cajas de cartón) o embalaje de un producto es muy importante, porque  funge como conector entre el cliente y el vendedor, de manera que aún fuera del área de ventas o establecimiento, debe reflejar la filosofía de la empresa, su misión, y visión, así como las políticas de higiene.

Los detalles en un producto

Sabes qué influye en nuestras decisiones  de compra es muy interesante, muchos expertos intentan encontrar respuestas a esta cuestión, pero influyen tantos factores que resulta bastante difícil establecer reglas fijas, es decir, conocer los factores que mueven a los clientes a hora de comprar es decisivo en el mundo empresarial para alcanzar el éxito.

El escenario que plantea la modernidad ha influido en gran medida en las decisiones de compra, lo cual obliga a las empresas a adaptarse y tomar medidas inmediatas, por lo que uno de los aspectos primordiales consiste en entender al cliente y más relevante aún, comprender que todos son diferentes.

En este sentido, además de empaquetado en cajas de cartón existen factores como el tamaño del producto, así como su diseño para que las personas  prefieran comprar, dependiendo de sus necesidades y gustos, por ello,  se deben ofertar artículos de todos los tamaños, lo que indica presentaciones y que se piensa ante todo en la economía del cliente.

El precio es determinante para que se lleve a cabo una compra, ya que simboliza la gratificación obtenida por adquirir el producto, por lo que para establecer una política correcta de precios, conociendo las diferentes alternativas de precios que pueden encontrar el público en diferentes lugares, incluso ofrecer alternativas para fabricar un escenario favorable a los objetivos de los productores. El precio debe ir de la mano con las presentaciones de marketing en expos, en las que se utilizan exhibidores de cartón que también deben equilibrarse con costo-beneficio.

Los colores están en relación directa con las emociones de la gente, son acumulativas, de manera que a más seguimiento de líderes sociales, más disfrute del color, por ejemplo, el rojo simboliza un temperamento extrovertido y dinámico; el amarillo tiene tendencia a lo intelectual, calor e inspiración, es muy recomendable para anunciar novedades y ofertas; el azul es el favorito de los niños y jóvenes, al reflejar tranquilidad; el negro y blanco proyectan elegancia, el verde naturaleza y frescura.

El sabor responde al marketing sensorial, en el que destaca además del gusto, el olfato y la vista, por lo que en caso de desaprobación del olfato muchos productos no son muy reconocidos; el desarrollo de las multinacionales obliga a los especialistas del marketing a adaptarse a las demandas del cliente, por lo que se requiere una cultura sociológica con el fin de evitar cualquier error.